Saltar al contenido

Tratamientos para fortalecer el cabello y evitar su caída

Los tratamientos de hidratación y fortalecimiento del cabello son una de las mejores formas de prevenir el desgaste y la rotura. Además, ayudan al crecimiento del cabello y previenen la caída del cabello. Si quiere evitar los productos industrializados y costosos, ¿qué tal probar algunas recetas naturales? Puedes hacerlos en tu propia cocina, utilizando aceites esenciales, hierbas e incluso frutas.

Cada mujer tiene su tipo de cabello: fino, grueso, con poca o mucha cantidad… Sin embargo, si tu pelo ha ido cambiando y lo notas diferente a lo normal (más fino, débil o sin vida), es necesario invertir en algunos cuidado.

Algunos productos son imprescindibles para fortalecer el cabello y hacer que luzca de la forma deseada. Pero que se diga la verdad: si quieres un cabello hermoso y maravilloso, ¡generalmente tienes que pagar el precio! Esto tanto en el sentido material ($$$$) como en tiempo y dedicación. Pero también debes saber que tu dieta y estilo de vida también contribuyen mucho a la calidad del cabello.

¿Qué causa la debilidad capilar?

Son muchos los factores que hacen que las hebras y las raíces del cabello se debiliten: predisposición genética, uso inadecuado (o excesivo) de químicos, dieta desequilibrada, problemas hormonales (falta de estrógenos o hipotiroidismo), uso de cosméticos inadecuados para su tipo de cabello, más algunas enfermedades.

Algunas recetas:

Mascarilla Fortalecedora de Aguacate

Esta mascarilla casera tiene todos los nutrientes que tu cabello necesita. Genial para fortalecer. Tuve un tratamiento con esta mascarilla y obtuve excelentes resultados. Mira el video enseñando la receta:

Recetas naturales para hidratar y fortalecer el cabello

Si bien puede parecer extraño tratar tu cabello con algo tan ácido como el vinagre, lo cierto es que el cabello realmente lo aprecia por su naturaleza ligeramente ácida. El pH de nuestro cabello oscila entre 3,5 (ácido) y 5,5 (casi neutro). Los productos para el cabello suelen ser alcalinos y desequilibran el pH. El vinagre, por otro lado, ayuda a restaurar el cabello a su pH más ácido. Sella las cutículas, dejando el cabello más brillante, fuerte y menos propenso a romperse, además de eliminar la acumulación de producto que asfixia el cuero cabelludo. También ayuda en el crecimiento natural del cabello. Entonces, para que tu cabello sea realmente 100% en términos de crecimiento y calidad, el vinagre es un excelente tratamiento.

Receta: mezcle 1 parte de vinagre de sidra de manzana con dos partes de agua. Para minimizar el olor, agregue unas gotas de su aceite esencial favorito. Úselo como enjuague final después de lavarse el cabello. Puede usarse una o dos veces por semana.

 

 

Huevo y aceite de oliva

El huevo es rico en proteínas, vitaminas y ácidos grasos. La yema de huevo nutre el cuero cabelludo, dejando el cabello más suave, brillante y saludable. La abundancia de vitaminas A, D y E ayuda a prevenir la caída del cabello e incluso espesa las hebras. Las vitaminas también ayudan al crecimiento saludable del cabello.

 

El aceite de oliva es muy conocido por sus propiedades cosméticas. Es una forma natural y comprobada de mantener la belleza de la piel, las uñas y el cabello. Tiene vitaminas A, D, K y E, y es un poderoso antioxidante. Muy utilizado en productos de belleza, en el cabello hidrata, da brillo y promueve un tratamiento profundo, brindando protección y nutrición. La hidratación con aceite de oliva repara las cutículas del cabello y devuelve la suavidad, reduce el encrespamiento y el volumen, mejora las puntas abiertas, mejora la textura del cabello, fortalece y da brillo al cabello.

 

Receta: Mezclar 2 yemas (también puede ser el huevo entero) con 2 cucharadas de aceite de oliva. Luego diluir la mezcla con un poco de agua (50 ml). Aplicar gradualmente la mezcla sobre el cuero cabelludo y el largo, masajeando muy lentamente. Dejar actuar 20 minutos y lavar el cabello normalmente.

 

Romero

El romero es extremadamente rico en antioxidantes, que combaten los radicales libres. Por tanto, es una buena opción para combatir la caída del cabello. El romero es bueno para regenerar, reducir la caída del cabello y estimular su crecimiento. Es cierto que el romero tiene propiedades antiseborreicas y varios estudios han demostrado que también puede disminuir la acción hormonal de la DHT.

Receta: Preparar té de romero (unos 50 ml). Luego masajea la mezcla en tu cabello, comenzando por las puntas y avanzando hasta el cuero cabelludo. Para potenciar los efectos, puede agregar unas gotas de aceite esencial de romero. Es muy ligero y no aceitoso. Usa el té con el cabello limpio. Hágalo una o dos veces por semana.

Máscara de plátano

Los plátanos son una fuente muy rica en potasio y vitaminas A, E y C: una opción perfecta para tratar las cerraduras. Es un consejo sencillo y económico para hacer en casa. El plátano es rico en potasio, aceites naturales, carbohidratos y vitaminas que ayudan a suavizar el cabello y proteger la elasticidad natural del cabello evitando las puntas abiertas y la rotura. El plátano protege el cabello, da brillo y ayuda a combatir la caspa, favoreciendo un crecimiento saludable.

Receta: Elija un plátano maduro y tritúrelo hasta obtener una pasta (use un procesador de alimentos si desea asegurarse de que no haya trozos). Aplicar en todo el cabello, incluido el cuero cabelludo y cubrir con una bolsa de plástico. Dejar actuar 20 minutos y retírelo con agua tibia.

 

Aceite de almendras

Es rico en vitamina E, vitamina B, además de importantes componentes como zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo, potasio y proteínas. El aceite de almendras dulces tiene un alto poder hidratante, tanto para la piel como para el cabello. Si está tratando de fortalecer y acelerar el crecimiento del cabello, el aceite de almendras es una forma simple y efectiva de hacerlo. El aceite de almendras es útil porque tiene ácidos grasos saludables, deja el cabello suave, ayuda a recuperar el cabello dañado y reduce el volumen.

Receta: Reserva una cucharada de aceite de almendras (más o menos, dependiendo del largo y grosor de tu cabello) y masajea tu cuero cabelludo hasta las puntas de tu cabello. Deje reposar durante 15 minutos. Luego lávate el cabello normalmente.