Saltar al contenido

¿Porque ocurre la caída de cabello?

Tanto si eres hombre como mujer, el cabello es un fuerte símbolo de seducción y su pérdida suele ser la fuente de muchos complejos. Herencia, estrés, enfermedad o desequilibrio hormonal, las causas son numerosas.

Alopecia: ¿qué es?

La alopecia, del griego “alopex”, se refiere a la pérdida total o parcial del cabello. Si este trastorno afecta principalmente a hombres (70% de los casos), las mujeres tampoco son inmunes.

Alopecia: herencia, principal culpable

Cuando la caída del cabello es hereditaria, se denomina alopecia androgenética (no confundir con alopecia androgénica, que implica la caída del cabello bajo la influencia de hormonas masculinas). Los folículos heredan una sensibilidad especial a la acción combinada de la testosterona y una enzima llamada 5α-reductasa. Una vez que estos dos elementos se encuentran, se produce una nueva hormona llamada DHT. Un folículo sensibilizado verá su ciclo de crecimiento interrumpido, acelerado y terminará por cansarse; el cabello vuelve a crecer más y más fino, y finalmente desaparece por completo.

Causas secundarias de alopecia

Hormonas

Las hormonas fluctúan a lo largo de nuestra vida y pueden influir en la salud de nuestro cabello. Así es común que en la menopausia, después del parto, después de tomar un tratamiento anticonceptivo o sustitutivo o en el caso de un trastorno de la tiroides, las hormonas femeninas disminuyan repentinamente. Las hormonas masculinas, hormonas llamadas andrógenos, luego se hacen cargo, se hablan en este caso de alopecia androgénica. Pero, no es necesario que la producción de hormonas cambie para desencadenar la alopecia: también puede ser una hipersensibilidad del folículo heredado, entonces hablaremos de alopecia hiperandrogénica. Este último trastorno afecta a los hombres en el 70% de los casos.

 

El estrés

Aquí de nuevo entran en juego las hormonas, perturbadas por un estrés significativo, las glándulas suprarrenales aumentarán significativamente la producción de hormonas andrógenas (hormonas masculinas) e interrumpirán el funcionamiento del folículo en individuos sensibilizados por la herencia. El estrés de alopecia consecutivo puede manifestarse como caldo de cultivo. El alcance de la caída dependerá del tipo de estrés. Si bien el estrés de la vida cotidiana tiene consecuencias negativas a largo plazo para la salud general del cabello, el estrés repentino y significativo provoca una caída significativa hasta 4 meses después del evento.

 

 

 

Quimioterapia

En primer lugar, es necesario precisar que toda quimioterapia no conduce necesariamente a la caída del cabello y que la aparición o no de la alopecia dependerá del protocolo utilizado. Además, las reacciones al tratamiento varían de una persona a otra, según el terreno y su sensibilidad a las toxinas. El cabello suele volver a crecer un mes después del final de la quimioterapia, a un ritmo de un centímetro por mes.

 

Alopecia areata

Enfermedad autoinmune, impredecible y de aparición repentina, la alopecia areata afecta tanto a hombres como a mujeres. Se manifiesta por la aparición de uno o más parches redondos, los folículos se detienen y el cabello ya no vuelve a crecer. Las causas de la alopecia areata aún no se conocen bien (sin embargo, se sospecha que un estrés significativo juega un papel desencadenante) y, aunque es posible estimular el crecimiento del cabello con los tratamientos adecuados, los médicos no pueden predecir la aparición de la enfermedad o anticipar la caída del cabello. Una posible recaída.

 

Deficiencias alimentarias

La deficiencia nutricional más frecuentemente implicada en la alopecia es la deficiencia de hierro. Sin hierro, la sangre no puede oxigenarse adecuadamente y el cabello se vuelve opaco y quebradizo. Las mujeres son las que corren mayor riesgo porque a veces pierden una cantidad significativa de hierro durante la menstruación y no compensan lo suficiente con la comida. No siempre es fácil detectar la alopecia ligada a la deficiencia de hierro, siendo la caída progresiva y no localizada. Generalmente se trata de otros síntomas (fatiga, palidez, etc.) que sitúan al paciente afectado en el camino correcto.

¿Cómo puedo prevenir o revertir la caída del cabello?

Medicamentos: algunos tratamientos ayudan a reducir la calvicie de patrón femenino y masculino, señala. Los medicamentos tópicos que contienen minoxidil, para aumentar la circulación, o finasterida, para bloquear el exceso de testosterona, pueden ayudar a los hombres. Para las mujeres, los tratamientos incluyen minoxidil, champús contra la caspa, medicamentos recetados para reducir la testosterona y píldoras anticonceptivas que contienen estrógeno.

Un cambio en la salud y la dieta: si le preocupa que su pérdida de cabello esté relacionada con una enfermedad, consulte a su médico. Le hará análisis de sangre para averiguar si se debe a deficiencias nutricionales, y un dietista se asegurará de que su dieta sea equilibrada antes de decirle qué necesita su cuerpo.

 

 

 

 

 

Factores de riesgo

Varios factores pueden aumentar su riesgo de pérdida de cabello, que incluyen:

 

  • Antecedentes familiares de calvicie, en cualquiera de las familias de sus padres
  • Edad
  • Pérdida de peso significativa
  • Ciertas afecciones médicas, como diabetes y lupus.
  • Estrés

 

Prevención

La mayor parte de la calvicie es causada por la genética (calvicie de patrón masculino y calvicie de patrón femenino). Este tipo de caída del cabello es inevitable.

 

Estos consejos pueden ayudarlo a evitar la caída del cabello en otros casos:

 

  • Evite los peinados apretados, como trenzas, moños o colas de caballo.
  • Evite torcerse, frotarse o jalarse el cabello compulsivamente.
  • Trate su cabello con suavidad al lavarlo y cepillarlo. Un peine de dientes anchos puede ayudar a evitar que el cabello se arranque.
  • Evite los tratamientos duros como rulos calientes, rizadores, tratamientos con aceite caliente y tratamientos permanentes.
  • Evite los medicamentos y suplementos que puedan provocar la caída del cabello.
  • Protege tu cabello del sol y otras fuentes de luz ultravioleta.
  • Deja de fumar. Algunos estudios muestran un vínculo entre el tabaquismo y la calvicie en los hombres.
  • Si está siendo tratado con quimioterapia, pídale a su médico que le recete un gorro refrigerante. Este gorro puede reducir el riesgo de caída del cabello durante la quimioterapia.