Saltar al contenido

Cómo controlar la caída genética del cabello

Cómo controlar la caída genética del cabello

¿Qué es la caída genética del cabello?

Las células son la unidad estructural y funcional básica del cuerpo humano. Estas células llevan “genes” en el núcleo. Estos genes (ADN) también tienen información de la madre, el padre y sus antepasados. Muchos factores contribuyeron a la salud de la persona, pero los antecedentes familiares juegan un papel importante. Algunas de las enfermedades se heredan directamente de los padres (hemofilia, fibrosis quística, etc.) y otras pueden estar influenciadas por la historia genética. La presión arterial alta, la diabetes mellitus y la caída del cabello androgenética son ejemplos de estas enfermedades causadas por un estilo de vida deficiente. Sin embargo, la genética juega un papel fundamental en su patogenia.

La caída del cabello o calvicie también se conoce como alopecia. Las principales causas de la caída del cabello son genéticas y hormonales. Las hormonas secretadas por las gónadas y las glándulas suprarrenales, es decir, los andrógenos (testosterona) cuando se convierten en dihidrotestosterona (DHT), son responsables de miniaturizar el cabello en individuos genéticamente susceptibles, por lo que este tipo de pérdida de cabello se conoce como “pérdida de cabello androgenética”. Este tipo de pérdida de cabello es mucho más común en hombres que en mujeres.

La caída del cabello está ahora muy extendida entre la población más joven. Puede deberse a otros factores como las deficiencias nutricionales y el estrés, pero la predisposición genética juega un papel importante en la caída del cabello por cualquiera de las causas. Según un estudio, la caída del cabello por razones androgenéticas comienza a los 14 años.

La incidencia de caída del cabello en pacientes menores de 20 años ronda el 11%. Aumenta con la edad; en el grupo de edad de 26 a 45 es del 40%, a los 60 es del 57%. Una persona parece mayor de su edad cuando sufre de calvicie; en tales casos, le produce trastornos mentales y depresión, y es posible que no pueda concentrarse en su trabajo. En el grupo de mayor edad, puede aceptarse como parte del envejecimiento natural.

Razones de la caída genética del cabello



La caída del cabello clínicamente androgenética comienza con el adelgazamiento del cabello y una regresión de la línea del cabello frontal en los hombres y la caída del cabello en la parte central del cuero cabelludo con un aumento del ancho de separación y conservación de la línea del cabello en la mayoría de las mujeres.

A medida que aumenta el grado de calvicie, los hombres experimentan pérdida de cabello en el centro del cuero cabelludo y en la coronilla, pero la parte posterior del cuero cabelludo (área occipital) permanece intacta. Se debe a la falta de receptores de andrógenos (DHT-dihidrotestosterona) en la parte posterior de la cabeza.

Hay tres tipos de enzimas en la célula papilar dérmica del folículo piloso. Estos son 5 alfa reductasa I, 5 alfa reductasa II y aromatasa.

Las 5 alfa reductasas I y II son responsables de la conversión de andrógenos (testosterona) en DHT (dihidrotestosterona). En individuos genéticamente susceptibles, incluso los niveles promedio de DHT pueden causar una pérdida de cabello significativa. Los factores que aumentan los niveles de DHT aumentarán aún más la pérdida de cabello, el uso de esteroides anabólicos para desarrollar músculo o demasiado gimnasio es un ejemplo del aumento de los niveles de DHT. Algunas de las medicinas a base de hierbas como la palma enana americana reducen los niveles de DHT y, por lo tanto, ayudan a controlar la caída del cabello.

¿Se puede curar la caída genética del cabello?

Desafortunadamente, no existe una cura permanente para las enfermedades genéticas, por lo que lo mismo se aplica a la caída del cabello.

Un punto importante a entender aquí es que la caída del cabello es una enfermedad multifactorial. Si un factor responsable de la caída del cabello está presente en una persona genéticamente susceptible, puede provocar una caída temprana del cabello. Podemos controlar o retrasar el proceso de caída del cabello tratando estos factores.

Estilo de vida saludable

Un estilo de vida sedentario es responsable de diversos problemas de salud en los seres humanos, la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes mellitus están todos vinculados, pero pueden controlarse muy bien con medidas preventivas como un estilo de vida saludable. Un estilo de vida saludable significa comer alimentos saludables, hacer ejercicio a diario y manejar el estrés adecuadamente a través del yoga, pranayama y dhyana. Ayuda a reducir el estrés oxidativo a nivel de los tejidos y a mantener a una persona sana. El cabello es el espejo de tu propia salud. Cuando esté feliz y saludable, su cabello mejorará en consecuencia.

Suplementos alimenticios

Las proteínas, las vitaminas y los minerales esenciales como el hierro y el zinc juegan un papel vital en el mantenimiento de la salud del cabello. Un cabello sano puede reducir los efectos negativos de los factores ambientales y los genes manteniendo el cabello sano.

Los medicamentos aprobados por la USFDA también ayudan a controlar la caída del cabello y revertir la miniaturización en la caída del cabello androgenética.

Finasterida – Es un inhibidor de la 5-alfa reductasa II, por lo que reduce la producción de DHT a partir de testosterona y así ayuda al crecimiento del cabello.

Se usa en la alopecia androgenética en hombres a 1 mg por día, y en mujeres posmenopáusicas la dosis del fármaco es de 5 mg por día. Su efecto se produce después de 6 meses de uso y los resultados máximos se obtienen a los 12 meses.

Los efectos secundarios son la disminución del deseo sexual en el 1% de los casos. El agrandamiento de los senos o la ginecomastia es un efecto secundario poco común.

La finasterida tiene una vida media plasmática de solo 6-8 horas, lo que significa que después de tomar una tableta de finasterida, solo permanece en la sangre del paciente durante 8 horas. Si un paciente experimenta alguno de los efectos secundarios, puede dejar de usarlo y esos efectos se revertirán.

Atención – No debe ser utilizado por mujeres embarazadas.

Minoxidil – Minoxidil se usa para aplicación tópica tanto en hombres como en mujeres. Es el único fármaco aprobado por la USFDA para la caída del cabello en mujeres. Minoxidil está disponible como solución, gel y espuma al 2% y al 5%.

Dosis para hombres – Aplicación al 5% en las zonas afectadas del cuero cabelludo dos veces al día.

Para mujeres – Aplicación al 2% dos veces al día o al 5% una vez al día.

El minoxidil prolonga la duración de la fase anágena y, por lo tanto, aumenta el crecimiento del cabello y mejora la densidad.

Precaución: no debe ser utilizado por mujeres embarazadas.

Otros tratamientos para controlar la caída del cabello

PRP- plasma rico en placaPromueve el crecimiento del cabello al liberar varios factores de crecimiento que estimulan las células madre presentes en la papila dérmica.
Vehículos eléctricos exosomaSe necesitan más estudios para comprender el efecto sobre el crecimiento del cabello.
Fotobiomodulación LLLT – Terapia con láser de poca luz: estimula los fotorreceptores y, por lo tanto, aumenta el crecimiento del cabello.
Dutasterida es tanto un inhibidor de la 5-alfa reductasa I como de la 5-alfa reductasa II; reduce los niveles de DHT a más del 90%, pero tiene más efectos secundarios.
Minoxidil oral – útil para quienes son alérgicos a las aplicaciones tópicas.
Antiandrógenos – acetato de ciproterona y espironolactona.

Conclusión

En resumen, podemos decir que la caída androgenética del cabello suele estar desencadenada por otros factores como enfermedades, estrés psicológico, deficiencias nutricionales o factores ambientales. No podemos curar por completo la pérdida de cabello genética, pero al tratar los factores desencadenantes subyacentes podemos controlar y retrasar el proceso de la pérdida de cabello androgenética.